Manjar gastronómico, España se ha situado como 2º consumidor mundial, detrás de Francia.

El caracol es un alimento saludable dado su bajo aporte de calorías, su baja composición en grasas y por el contrario aporta proteínas y minerales.

Los caracoles, antiguamente, se consumían no sólo como alimento sino como remedio para aliviar las enfermedades de estomago y las vías respiratorias.

Tiene propiedades muy beneficiosas, se recomiendan en casos de hipertrigliceridemia (Triglicéridos elevados) e hipercolesterolemia (colesterol elevado)

Ademas, so un farmaco natural que ayuda a curar ulceras y a combatir afecciones como el asma, la gota o las hemorragias nasales.


Un poco de historia...

Se dice que fue en Tarquemia, una pequeña ciudad toscana no muy lejos de Roma, donde se estableció el primer lugar de cultivo. Eran suelos húmedos, debidamente parcelados y a resguardo de los vientos, en los que los caracoles se engordaban con vino y salvado. Pretendía el mayor especialista en gasterópodos de la época asegurar el suministro del Imperio y, de paso, complacer de por vida el exigente paladar de césares y patricios. Había nacido la primera granja de caracoles de la Historia y con ella la helicicultura.

Propiedades del caracol en la comida